Wednesday, 09 May 2018 04:00

En ENISI se discutió la investigación en el campo de la memoria social

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)
Sábado, 14 de octubre de 2017. José Fernelly Domínguez, uno de los primeros fundadores de Redcolsi, estuvo a cargo del taller ‘La investigación en el campo de la memoria social’, espacio académico en el que el expositor explicó antecedentes, tipologías y dimensiones de la memoria. Además, escuchó y orientó a los asistentes en sus propuestas de investigación.
El encuentro inició con la proyección del primer capítulo de ‘Río arriba, memorias del conflicto’, documental dirigido desde el enfoque investigativo por Domínguez. La pieza audiovisual de seis capítulos narra las memorias de la población de la vereda Lomitas, ubicada en Santander de Quilichao – Cauca. Territorio que hasta finales de los 90 era un escenario próspero y pacífico, que llegó a convertirse, en años posteriores, en una zona azotada por el terror de las masacres, secuestros y desalojos ejecutados por grupos al margen de la ley.

Luego de la exhibición del segmento de video, el historiador hizo un recorrido por los antecedentes de la memoria señalando obras como ‘La Memoria Colectiva’ de Maurice Halbwachs, sociólogo asesinado en un campo de concentración nazi. También hizo referencia a la asociación de ‘Las madres de plaza de Mayo’ organización de mujeres argentinas que denuncian la desaparición de sus hijos. Puntualizó que, “los procesos de recuperación de memoria siempre han implicado procesos jurídicos”.

En cuanto al actual campo de la memoria social, distinguió el nuevo campo de la acción social y el nuevo campo de la investigación. El primero busca la legitimidad y el reconocimiento por medio de la lucha contra el olvido y el silencio para que los crímenes no queden en el olvido. El segundo, el nuevo campo de la investigación, reclama por los DD.HH. y tiene como objeto de estudio los sucesos que activan la memoria o los silencios y, a su vez, trabaja la memoria como fuente de identidad de los grupos sociales.

Posteriormente, el expositor diferenció los conceptos ‘memoria’ e ‘historia’, caracterizando la memoria como la presencia viva del pasado en el presente, la cual confiere identidad y trabaja a partir de la subjetividad del recuerdo, los silencios u olvidos. Y, la historia como la narración del devenir colectivo que trae a la memoria pasados posiblemente olvidados por falta de transmisión.

De esta manera, Domínguez lideró un ejercicio de memoria con los asistentes y, luego, explicó las dimensiones consideradas para el estudio del tema en cuestión. En primera instancia, estipuló la dimensión cognitiva relacionada con el cómo recordamos, donde mencionó los marcos sociales de Halbwachs -lenguaje, mediaciones lingüísticas, el tiempo y el espacio-, así como el concepto de fracturas de Foucault y la ‘memoria suelta y emblemática’ de Stern.

Seguido, se refirió a la dimensión pragmática relacionado con el para qué recordamos y el lineamiento del sentido como dirección en un lugar donde se tejen relaciones con los demás en un tiempo determinado. El ponente contextualizó esta dimensión en Colombia haciendo un recorrido por sucesos políticos y sociales como la invasión de los españoles, la guerra entre liberales y conservadores, la masacre de las bananeras, la consolidación y expansión de las FARC, los ataques del narco – terrorismo, el genocidio contra la UP, el asesinato de 4 candidatos presidenciales y la emergencia y consolidación del paramilitarismo. Todos estos, fenómenos que representaron fracturas en la historia del país, puntualizando que “no es posible construir el futuro sin ajustar cuentas con el pasado”.

Respecto a las tipologías estudiadas en el campo de la memoria social, el conocedor en Ciencias Sociales y Humanas señaló componentes de diferentes autores como el olvido, el silencio, las memorias prohibidas, subterráneas o clandestinas, la memoria encuadrada, literal y ejemplar. También, las huellas, los sitios o espacios y las conmemoraciones.

Por otra parte, presentó la hipótesis de su trabajo sobre ‘cómo se ha conservado y transmitido la violencia atroz’ planteando que la familia es la portadora del mensaje de toda la violencia por medio del castigo físico y la lingüística con frases amenazantes de padres a hijos que justifican su conducta violenta. A su vez, presentó la metáfora de las capas de la tierra estableciendo una capa superficial en la que se genera la fractura y se ubica la racionalidad. “Cuando la corteza terrestre se rompe, presentándose una falla, sale la lava. Me parece que el crimen y la sociedad aparecen en medio de las fracturas, es decir, de las masacres y los asesinatos. Cuando esa capa superficial se rompe, emerge la memoria de la atrocidad, una memoria estratificada”, puntualizó Domínguez.

El ponente concluyó afirmando que existe una memoria estratificada que emerge de las prácticas más antiguas ejercidas por las élites, las cuales cuando sienten que están perdiendo influencia política ejecutan más fuerza y llega un momento en el que validamos la violencia que ocurre a nuestro alrededor.

Además, exaltó que, “el campo de la memoria comienza a abrirse paso en Colombia y está por delante la necesidad de contextualizar, de pensar la manera cómo los colombianos recordamos y cómo asumimos el pasado”. Recordó también que existen muchas oportunidades para aportar en esta área, “por eso la importancia de hacer un seminario como este para que los estudiantes sepan que en este campo pueden hacer sus trabajos de grado”, finalizó.
Leido 260 veces Última modificación el Wednesday, 09 May 2018 14:46
Inicie sesión para enviar comentarios